Eve Titus

Nueva York, 1908


Además de dar conciertos de piano que llenaban anfiteatros, Eve Titus escribió un montón de libros para niños, encontrando en los ratones a sus más fieles aliados literarios. De su pluma nació Anatole, un ratoncillo parisino de origen humilde y gran corazón a quien dedicó nada menos que diez libros, y el celebérrimo detective Basil, para quien ideó cinco historias de misteriosas desapariciones y enigmáticos robos. De este, su primer volumen, el hijo del propio Conan Doyle afirmó: «Le aseguro que a mi padre le hubiese maravillado cada una de las páginas». Tan grande fue el éxito de Basil que en 1986 Disney llevó su historia a la gran pantalla. Pero Basil no dejó que se le subiese a la cabeza porque, como bien sabe un buen detective, cada caso es un nuevo reto. Una nueva aventura en la que jugarse los bigotes, para llegar a la verdad.